FANDOM


Primera parteEditar

A las 09.00 de esta mañana, numerosas explosiones en la nave espacial civil Discovery-7 han sacudido también a otras naves de la flota. Se ha calificado este suceso como un «acto salvaje y traidor cuya autoría aún se desconoce». La trágica destrucción del Discovery-7 se ha producido durante una reunión secreta entre el comandante de la misión, Thomas Connery, representantes militares de la República Terran y varios líderes civiles insurgentes. Los ataques les han costado la vida tanto al comandante Connery como a otras 591 personas que había a bordo.

Adam Miller, exministro y actual concejal de la República Terran, nos ha explicado cuál era el objetivo de esa reunión secreta. «La reunión se celebró apresuradamente con la intención de gestionar un nuevo acuerdo de paz con los insurgentes, en respuesta a la revuelta armada que tuvo lugar hace tres días», explicó. «La única meta de esa reunión era la de evitar futuras catástrofes».

La respuesta del Ejército de la República Terran a estos actos hostiles consistió en declarar un toque de queda inmediato, aunque temporal, en todas las naves. Miller ha realizado un anuncio público en el que se habla sobre el futuro de la flota y ha asegurado que «los ciudadanos que no consigan demostrar de manera legítima qué hacen fuera de sus habitaciones después del toque de queda serán detenidos inmediatamente. Como siempre, y según las reglas establecidas por el excomandante Connery, todas las leyes promulgadas han de pasar por un proceso de votación riguroso y transparente. La ley propuesta tan solo tiene en mente la seguridad de la flota».

Cuando le pidieron más información, Miller proporcionó algunos detalles acerca de las acciones que se están llevando a cabo. «Nuestra idea es actuar sin dilación, y hemos propuesto dos posibles niveles de seguridad para llevar a los responsables ante la justicia de manera eficaz», dijo Miller. «Nuestro plan de "nivel 1" permitiría a cada nave asignar a su propio cuerpo de policía para realizar una investigación pertinente acerca de esta terrible tragedia. El toque de queda se suspendería mientras tanto».

«Nuestro plan de "nivel 2", sin embargo, garantizaría una seguridad más rigurosa y extensa para la flota», explica Miller, «pues ese nivel permitiría al Ejército de la República Terran tomar el control de todas las naves de la flota y le daría derecho a realizar inspecciones aleatorias con la intención de encontrar armamento que se pudiera haber utilizado en el ataque contra el Discovery-7. Aquellos que estuvieran en posesión de dichas armas serían ejecutados sin juicio alguno. Además, todo el mundo tendría que llevar siempre consigo identificación, y las horas del toque de queda serían inamovibles».

El concejal Miller ha asegurado a nuestra reportera que «todas estas leyes se suspenderán cuando se lleve ante la justicia a los responsables. En ese momento, el control volverá a las autoridades civiles. Quiero manifestar de nuevo la importancia que supone la seguridad de todos, y ese es nuestro objetivo principal».

Segunda parteEditar

A pesar de no haberse recuperado aún por la trágica pérdida de tantas vidas en el atentado del Discovery-7 que tuvo lugar ayer a primera hora de la mañana, a partir de las 15.00 de hoy, los votantes comenzaron a enviar sus decisiones para la votación obligatoria sobre las medidas de seguridad a adoptar. Tras completarse el recuento una hora más tarde, se anunció que las medidas de seguridad de nivel 2 vencieron por un estrecho margen de un 2%.

Oficiales militares de alto rango han confirmado que el nivel 2 de seguridad se adoptará como muy tarde mañana al mediodía. El concejal Miller ha insistido que tanto él como otros oficiales de la República Terran son conscientes de la controversia que genera esta situación, pero prometen ejercer su nueva autoridad con la mayor discreción posible y de manera individual.

Miller añadió en un anuncio público a la flota la siguiente información: «Sabemos que se aprobó el nivel 2 de seguridad por poca diferencia con respecto a la otra opción, pero sigue siendo la opinión de la mayoría. Estas medidas nacen con el único propósito de proteger a todos los ciudadanos de posibles atentados, como aquel en el que murieron asesinados nuestro querido comandante y cerca de 600 personas en el Discovery-7. Daremos con los responsables de tal matanza y pagarán por sus crímenes, que a nadie le quepa duda alguna. Tan solo a partir de tal momento la flota podrá volver a asumir sus operaciones con normalidad».